Una de las formas de conocer verdaderamente un país, es a través de sus costumbres y sus normas sociales. Y conocer esto antes de viajar no suele ser importante si el choque cultural no es mucho, pero podemos vernos en un aprieto si de repente, nos encontramos con una situación inesperada, en la que no sabemos cómo actuar. Por ello, vamos a dedicar este post a las supersticiones que se dan en Cuba. No es algo que haya que tomarse a la ligera, porque son las creencias de cada uno, así que aunque te parezcan raras, e incluso ridículas, tienes que respetarlas, porque forma parte del bagaje cultural de un país distinto, hermano al nuestro.

gatonoir-jpg_152034

¿Qué son las supersticiones? Son creencias que tienen una raíz en la tradición popular y en las historias antiguas. Todo tiene su origen, y las supersticiones también. En Cuba, puede haber muchas, pero también hay que tener en cuenta que, aunque muchas son muy antiguas, otras son traídas de la colonización española de hace siglos. Pueden ser desde gestos de lo más simples, que pueden resultarnos imperceptibles, o llegar a considerarlas como algunas manías que no son del todo comunes. Sea cual sea el caso, hay que respetarlo, pues la gente mayor son personas de costumbres, y respetan mucho estas creencias.

Tradición popular

Algunas de las supersticiones son similares a las españolas, e incluso a las americanas. Por ejemplo, es de mal fario cruzarse con un gato negro. Se cree que si ocurre -da igual el día de la semana-, traerá la mala suerte a la persona o a las personas que hayan visto. Esto también suele creerse, por ejemplo en nuestro país. Pero se supone que si hacemos un gesto con la mano, a modo de alejar al gato, no ocurrirá nada malo. Sin embargo, se aconseja no hacerlo si estamos cerca de hospitales o cementerios, por si acaso.

Lo mismo pasa con la sal. Si se derrama sal sobre cualquier superficie, por accidente, se piensa que eso conllevará la falta de dinero. Nuestra superstición puede ser algo más simple, pero el concepto es más o menos el mismo. Sin embargo, también sirve para purificar, si por ejemplo, hemos roto un espejo. Echamos sal sobre nuestro hombro izquierdo, y así ahuyentaremos la mala suerte que hemos atraído con ese gesto equivocado.

Cuba

Otra costumbre en la que se suele creer en Cuba, es que si entra una rana o un sapo en casa, significa que vamos a tener visitas indeseadas, o desagradables, de cualquier tipo, desde personas que nos caen mal, hasta personas que no conocemos y que traen malas noticias. Pero eso también tiene solución para los habitantes de este país, y es bien sencilla: solo hay que colocar una escoba, con las cerdas hacia arriba, detrás de la puerta. Aparte de “barrer lo indeseado“, también podemos esperar que este acto evite las visitas que no queremos recibir en nuestro hogar.

En Cuba también se cree en el mal de ojo. Se dice que hay ciertas personas, que con una mirada, ya pueden causar el mal. También puede bastar con una frase desafortunada. Y lo peor de todo es que los que son más débiles ante ello son las mujeres y los niños. Para protegerse de ello, lo mejor es llevar algo de color de rojo siempre, ya sea en el vestido o como un complemento. Esto también vale para los niños, ya que se considera que con ello, el color rojo desviará la atención de esa persona hacia ese objeto, y por tanto, no le dará el mal de ojo, o lo evitará. ¿Y tú? ¿Crees en supersticiones?

Para saber más de Cuba:

Fuente de imágenes: yahoo, msn

Etiquetas: , ,