Muchas veces, cuando vamos a otros países, nos interesa ver la cultura de ese destino que hemos elegido. Es verdad que también nos merecemos descansar y pasar unos días en un lugar lejano a nuestro país de origen, sin pensar en lo que tenemos allí, ni lo que nos espera. Pero para eso son las vacaciones, para disponer de ese tiempo como nosotros queramos. Así que hoy te vamos a enseñar un plan que puede ser de lo curioso, y que se lo contarás a todos tus amigos. Sí, es ir de museo. Pero no pongas esa cara, porque este museo es diferente.

Presidio_Modelo

Y es que a veces, eso de ir de museos, puede no ser un plato para todos los gustos. En las vacaciones, cada uno quiere hacer lo que le gusta, pero si vas en pareja, o en familia, a veces tienes que pasar por el aro. Claro está, el mejor de todos los planes es aquel que combina entretenimiento para todos, y que pueden llegar a gustar a más de uno. Por eso, hoy vamos a pasar por el aro de la curiosidad, y explicar un plan alternativo. Hoy, vamos a visitar Presidio Modelo.

Una cárcel reconvertida

Sí, como dice el nombre del lugar, este museo, fue una vez una cárcel. Y es que visitar este tipo de lugares pueden hacer que viajemos a un lugar distinto, a una época en la que aprenderemos cómo era la vida en ese sitio hace décadas. Presidio Modelo fue una cárcel en los años veinte del siglo pasado. Se encuentra en la Isla de los Pinos, que actualmente se llama Isla de la Juventud, la isla más grande tras la principal de Cuba, que está a uno 140 kilómetros de la ciudad de La Habana y que tiene rango de provincia.

Si nos fijamos en la arquitectura, nos recordará al estilo de las cárceles de los Estados Unidos, ya que está formada por cinco edificios, y todos tienen forma circular. Aquí se llevó, durante los años treinta y cuarenta, a miles de presos cubanos, sobre todo aquellos que tenían ideas independentistas y que no estaban a favor del régimen. Precisamente, en uno de estos edificios, estuvo el expresidente Fidel Castro, durante 1953, y estuvo encerrado en este lugar durante al menos dos años. Siguiendo con la arquitectura, estos edificios tenían una torra de vigilancia circular en el centro, un lugar en el que había guardias armados que no dudaban en utilizar sus armas.

Presidio-modelo2

Cuando tuvo lugar la Revolución Cubana, este lugar dejó de ser una cárcel, y tras años de debate, en 1973 se decide ubicar aquí un museo, concretamente en el pabellón número uno, lugar que fue un hospital carcelario. En la actualidad es un lugar fundamental de visita para aquellos que están interesados en la Historia de Cuba, así como en el período de la revolución y de la independencia. Y es que ahora podemos ver, a través de un sencillo recorrido, el papel que cumplía esta prisión, y el perfil de los personajes que había de las personas encerradas aquí.

A través de fotografías, objetos personales y otros materiales documentales, los visitantes pueden ver cómo se trataba aquí a los presos, cómo los encerraban por tener unas ideas políticas diferentes, así como las instalaciones en las que pasaban día a día, sin poder contar las jornadas de su encierro. Es un lugar para reflexionar tras la visita, donde podemos aprender más de las personas, y de la historia en general. Así que no puedes perderte un lugar así, ya que puede que este tipo de experiencias te cambien como persona. No lo dudes, y adelante.

Y para saber más cosas de Cuba:

Etiquetas: , , ,