Casi todo el mundo que hace un viaje organizado a Cuba incluye en su itinerario la visita a una fábrica de cigarros, o habanos como los conocemos en España. Evidentemente si viajas por libre por la isla cubana también vas a tener la oportunidad de visitar alguna de estas fábricas, en general pequeñas y diseminadas por muchas poblaciones, sobre todo muy abundantes en la cercanías de Pinar del Río. Todas estas pequeñas tabaqueras se dedican a la elaboración de cigarros para la población local, mientras que grandes compañías como Partagás se centran principalmente en la exportación.

Foto: Flickr.com

Seguro que si has visitado Cuba has conocido un montón de cubanos que tienen un primo que trabaja en la fábrica de Partagás y te puede vender más baratos esos puros. Es curioso, todos tienen un primo en esa fábrica y otro en la de ron Havana Club. La necesidad agudiza el ingenio.

Si tienes ocasión de visitar alguna de esas pequeñas fábricas no pierdas la oportunidad de ver como hacen los cigarros y en que ambiente tan particular. Comprobarás la habilidad de los torcedores que mezclan las hojas del relleno y las que envuelven el cigarro. También verás una especie de púlpito, donde un empleado va leyendo un libro para entretener, y también para adoctrinar, a los empleados, hombres y muchas mujeres, que por cierto pueden fumar cuantos cigarros quieran mientras trabajan.

Igualmente verás a los catadores, que encienden los cigarros para comprobar su calidad. En definitiva, son pequeñas industrias muy importantes para la economía local, que como todos sabemos es bastante precaria, por eso no os extrañe que durante la visita los trabajadores os vayan pidiendo una ayuda económica para su subsistencia.

Etiquetas: ,