Viajamos hasta el archipiélago de Cuba para conocer una isla caribeña denominada Isla de la Juventud, que fue descubierta por Cristóbal Colón en 1494 y durante siglos sirvió a corsarios, piratas y contrabandistas como guarida y base para sus fechorías.

87746375_e2eca7afa7_z

 

imagen

Tuvo distintos nombres como La Isla del Tesoro, la Isla de las Cotorras o la Isla de los Deportados y hasta 1975 se la conoció como la Isla de los Pinos. A partir de 1975 se comenzó a llamarse Isla de la Juventud en reconocimiento a miles de jóvenes que desarrollaron allí su labor creadora, conservando ese nombre en la actualidad.

Qué debes saber

5324996433_8f1e4e8032_z

 

imagen

La Isla de la Juventud nos ofrece múltiples opciones de ocio y turismo. Las playas Sirena y Bibijagua se presentan como una de las mejores. La fama de la playa de Bibijagua proviene de la típica coloración de su arena de color negruzco, debido a la acción erosiva del mar sobre las rocas de mármol. Pero además también podemos disfrutar de las playas de Paraíso, El Gallego, Punta Piedra, Buenavista y Guayabo. Pero no será necesario llegar a la costa para darse un buen baño. En la periferia de La Fe descubrimos una fuente de agua medicinal descubierta por un médico español, que está dotada de una casita, dos piscinas y un solárium. Pero para tratarse la piel no hay nada mejor que llegar hasta El Caolín, un lago ubicado en una antigua cantera de extracción de caolín, cuya riqueza de minerales ha provocado que sus aguas adquieran colores turquesa. En el no hay algas, ni peces, pero si unos fangos estupendos que basta untárselos de pies a cabeza, dejarlos secar al sol y luego darse un baño para que nuestra piel quede espectacular.

Un lugar de interés indispensable en la isla son las Cuevas de Punta del Este que forman un conjunto muy conocido de pinturas rupestres que se han encontrado en las paredes de las rocas, dejadas allí por los aborígenes en tiempos pre-colombinos. Algunas fueron descubiertas en el año 1920 por un francés que naufragó en la isla, y en la actualidad es un importante lugar arqueológico del caribe, por lo que el cubano Fernando Ortiz las llamaría La Capilla Sixtina del Arte Rupestre Caribeño. Las cuevas han pasado por varios procesos de restauración, que incluyeron excavaciones, lavado de paredes y techos y toma de fotografías del proceso.

El Parque Nacional Ciénaga de Lanier es la gran reserva natural del sur de la isla. En el abundan las aves acuáticas y terrestres, peces, mamíferos y varias especies amenazadas como las tortugas verdes y los cocodrilos americanos. Además encontramos un gran número de plantas endémicas. Los cayos Iguana o Rosario, los manglares y otros elementos de la naturaleza casi virgen se alternan a lo largo de todo el territorio. En cuanto al alojamiento a excepción de algunos pequeños hoteles y casa de huéspedes en Nueva Gerona, en la isla el hotel más destacable es El Colony, que dispone de un reputado Centro de Buceo Internacional desde el que se gestionan la mayor parte de inmersiones en Punta Francés. Isla de la Juventud es un lugar ideal para pasar unos días relajados en plena naturaleza.

Etiquetas: ,