El aspecto de este bar del barrio de Habana Vieja, situado en la esquina entre las calles Obispo y Montserrate, ha cambiado mucho desde que ilustres bebedores le dieran fama mundial. Entre esos asiduos se encuentran gente de la talla de Frank Sinatra y la bellísima Ava Gardner, el crápula de Errol Flynn y la glamourosa Marlene Dietrich. Pero de entre todos ellos, Ernest Hemingway fue el que acabó convirtiéndolo en un bar mítico, de hecho incluso aparece citado en su novela Islas a la deriva.

Foto: Flickr.com

Como decíamos el aspecto de El Floridita ha cambiado mucho desde aquellos tiempos. Cuando lo visitaban esas celebridades de las artes y del buen vivir se asemejaría mucho más a una tasca o taberna. Hoy en día está bastante remozado y adaptado a los nuevos tiempos, y hasta tiene aire acondicionado, algo no muy habitual pese a encontrarnos en el Caribe.

Si vas a La Habana y entras a este bar, has de saber que las especialidades de la casa son dos. Una, el cóctel daiquiri. Y dos, los precios abusivos aprovechando su enorme fama. Por eso no es de extrañar que una zona del bar la presida un busto de Hemingway, el yankee al que tanto le deben.

Etiquetas: , , ,